Si alguna vez has estado en un transporte público has visto a mucha gente sacar sus teléfonos para textear, compartir su estado en Facebook o Twitter, jugar alguno de los increíbles juegos adictivos, escuchar música,…